×
Inicio Características FAQs Blog Contacto

2016 / © MOLEXPLORE SKIN CANCER APP

Google Play Apple Store

Post

Historia del bronceado

Todos conocemos el eterno ritual de cada verano: lograr el tono perfecto de piel. Para muchos, se convierte incluso en un objetivo, y es que en muchos países occidentales, una piel bronceada es sinónimo de buen aspecto.

El bronceado oscurece de forma natural nuestra piel, al verse estimulada por la exposición a la radiación ultravioleta del sol. Actualmente, podemos asociar esto al relax o factores estéticos, sin embargo, no siempre ha sido así.

Lo que muchos persiguen a día de hoy, en su día era evitado. ¿Por qué creéis? Os hacemos un breve viaje por la historia, para entender la evolución de la sociedad en cuanto al ideal de belleza del “moreno”.

Breve repaso de la historia del bronceado

Antiguamente, la piel blanca era símbolo de pureza, salud y status social. Por contra, ponerse moreno era sinónimo de trabajo duro y pobreza.

De esta forma, podemos decir que el bronceado acababa diferenciando una clase social de otra: la clase trabajadora lucía la piel morena al exponerse largas horas de trabajo al sol, mientras que la alta sociedad, con una tez más pálida, mostraba su poder y riqueza.

AÑOS 20

En 1923, la modista “Coco” Chanel pasa unas vacaciones por el Mediterráneo, y, tras unos días de travesía, se acaba bronceando. Al desembarcar y ser fotografiada por los múltiples periodistas que le esperaban, el moreno comenzó a generalizarse por “imitación”.

AÑOS 40

Hollywood se vuelve a color: se acaba el blanco y negro del cine dando pie a la emisión de películas a color. Un tono de piel saludable se convierte en necesidad imprescindible si quieres triunfar en la gran pantalla, por esa razón, surgen los primeros bronceadores.

AÑOS 60

The Beach Boys (banda de rock que causó un gran éxito) pone de moda canciones que hablan del surf, de la playa, moda, la música y el estilo de vida de los jóvenes americanos de la época. Unos pocos años después estalla el Flower Power, los hippies y el “boom” de la cultura de playa y culto al sol, como símbolo de libertad y juventud.

AÑOS 80

Los salones de bronceado se expanden alrededor del mundo. La sociedad quiere estar morena durante todo el año. Sin embargo, aparece el primer toque de atención: la Academia Americana de Dermatología imparte el primer programa educativo acerca de los riesgos de la sobreexposición solar.

Aparecen los protectores solares no solo para evitar quemaduras, sino para prolongar el tiempo de exposición para broncearse.

NUESTROS DÍAS

Y así llegamos hasta nuestros días. Nos encontramos en la era donde el bronceado debe ser responsable. No olvidemos que el broncearse solo es una manifestación del mecanismo de defensa de la piel.

Como con todo en la vida, la clave está en el equilibrio y armonía, por lo que la moderación es esencial para poder disfrutar de la exposición al sol de forma sana.

Comienza tu screening, descarga ahora la aplicación.

Molexplore App

También podría interesarte: