×
Inicio Características FAQs Blog Contacto

2016 / © MOLEXPLORE SKIN CANCER APP

Google Play Apple Store

Post

5 pasos para el cuidado de tu piel

El cuidado de nuestra piel es un aspecto fundamental para la salud que debería formar parte de nuestra rutina diaria. Mantener una buena atención hacia ella y observarla periódicamente (una vez al mes, más o menos) nos ayudará a prevenir posibles problemas. A pesar de que cada persona tiene un tipo de piel y de que sus cuidados pueden variar según nuestra edad, existen una serie hábitos básicos que son esenciales en cualquier etapa de la vida y que todos deberíamos llevar a cabo para tener nuestra piel sana. Estos cuidados diarios son muy simples y todos podemos realizarlos.

LIMPIAR.

Como sabemos, nuestra piel está expuesta diariamente a factores externos que la afectan. Contaminación, tabaco, virus, heridas, rozaduras,... Por eso la higiene es fundamental. Pero limpiarla con un jabón que no sea el adecuado puede perjudicarla, alterando su Ph, eliminando las bacterias beneficiosas que ayudan a nuestro sistema inmune y digestivo o resecándola hasta la aparición de eccemas. Todas estas consecuencias son las que debemos evitar con el uso de un jabón adecuado y siguiendo el resto de pasos.

HIDRATAR Y NUTRIR.

Una buena hidratación es esencial. El uso de cremas hidratantes nos ayuda a mantener la humedad adecuada. Evitaremos así, la sequedad e irritabilidad. Aplicarnos crema todos los días, nos ayudará a tener una piel cuidada y bonita. En general, cuando hablamos de crema, la mayoría entendemos que nos referimos a ungüentos hidratantes. Pero también debemos utilizar productos nutritivos, que restaurarán nuestra piel aportándole los nutrientes que necesita y que pierde diariamente. Normalmente suelen ser cremas de noche que usaremos antes de irnos a la cama.

PROTEGER.

El sol emite una serie de rayos que, en exceso, resultan muy perjudiciales para nuestra piel y nuestra salud. Es de vital importancia que cada vez que salgamos al aire libre, en cualquier época del año, nos apliquemos un buen filtro solar.

En el mercado encontramos multitud de marcas y formatos, pero en lo que de verdad deberemos fijarnos muy bien es en sus características para que la protección sea total (lee más en nuestro post Aprende a leer las etiquetas de los envases de crema solar). Y recordad que a los bebés menores de 6 no podemos exponerlos al sol.

BEBER AGUA.

La hidratación no solo debe provenir del exterior. Beber agua es básico y fundamental. El sol hace que la piel se reseque y de ahí la importancia del agua para luchar contra la pérdida de hidratación. Para que se mantenga elástica y firme, el contenido de agua de la capa córnea (la más externa de la epidermis) debe oscilar entre el 10 y el 20%. En cuanto baja de estas proporciones, la piel se vuelve frágil y áspera. Así que debemos mantenernos hidratados por fuera y por dentro. Esto quiere decir que deberíamos tomarnos alrededor de 6-8 vasos de agua al día. Esto es fácil, ¿no?

MANTENER UNA DIETA SANA.

Una dieta sana es clave para que nuestra piel luzca y esté sana en todo momento. Los nutrientes que le llegan mediante nuestra alimentación deben ser los adecuados. Algunos alimentos que nos ayudan a mejorar el aspecto de la piel y mantenerla sana son, por ejemplo, los albaricoques, ricos en betacartenos; el pimiento rojo, que ayuda en la formación del colágeno; los cítricos, muy ricos en antioxidantes; tomates; frutos rojos, aceite de oliva, frutos secos… Como véis, una dieta muy mediterránea.

Molexplore. It’s your skin!

Comienza tu screening, descarga ahora la aplicación.

Molexplore App

También podría interesarte: